SINCERÉMONOS - Soñar Despierto...

jueves, 8 de diciembre de 2016

SINCERÉMONOS

Hoy quiero hablaros de Paula.
Esa Paula que no se muestra en el blog.
Paula es un auténtico desastre y creo que es lo que más me gusta de ella.
Empieza cosas y luego no las termina.
Y creedme que ha hecho demasiado:
- Guitarra clásica: 3 semanas (tirando por lo alto).
- Clases de dibujo: 1 día exacto.
- Clases de baloncesto: 2 días.
- Tenis: 1 mes.
- Piscina: 1 año (más o menos).
-Una bufanda, aún sin terminar por supuesto
...

Y lo mejor es que nada se le dio mal.
Siempre me he preguntado, ¿y entonces, por qué lo deja?
Cada día se levanta con algo loco en la cabeza, y no te atrevas a desafiarla porque entonces lo hará tres veces mejor para poder callarte. A cabezona no le gana nadie. Testigos pueden corroborarlo.
Tras mucho pensar, me he dado cuenta de que ella realmente no hace nada por el resultado en sí, quiero decir, a ella le basta con pasarlo bien el tiempo que le dure la ilusión en el proyecto y pone toda su emoción y empeño, y cuando realmente no siente ese mismo hormigueo por el cual empezó, lo deja. Eso le pasa incluso viendo una película, casi nunca las termina porque realmente las ve para alegrarse y entretenerse y ya.
Eso la hace una chica bastante interesante, sabe un poco de todo y puede sorprendente con cualquier cosa.
Pero lo bueno que tiene esa forma de ser es que, tras probar muchas cosas diferentes, sabe cuales son las cosas que realmente le gustan y las cuales no deja del todo. Serían el dibujo, leer y ahora quiere retomar de nuevo el japonés.
Si japonés y creedme que le gusta mucho y quiere seguir, porque realmente esta ilusionada en ello (o por lo menos ahora).
Me gusta su forma de ser aunque pueda parecer un defecto.
Me gusta porque pone sentimiento en todo lo que hace o por lo menos todo lo que empieza porque mientras lo hace es muy feliz. Y también es muy cristalina, algo que se agradece. Si no quiere hacer algo que no le gusta no lo hace, porque sino se le pone sentimiento y pasión a lo que se hace no hay magia. Y sin magia no es algo que merezca la pena hacerse.
Antes veía a Paula muy irresponsable en ese sentido, con miedo a que se le ocurriera otra idea disparatada para hacer y que no terminara de nuevo.
Ahora la veo tal y como es, una persona inconformista, impredecible y sobre todo, soñadora.
Ella sueña con volar algún día o ser la nueva directora de una película.
Tiene una edad pero no permite que nadie le quite la ilusión y las ganas de escapar de su realidad.
Mientras realiza un proyecto, está pensando en otro. Es la pescadilla que se muerde la cola, pero mientras ella sea feliz, que se haga piloto de avión si quiere.
¿Cuántos hacemos lo que "tenemos que" a hacer realmente lo que nos gusta y queremos?
Que nadie os quite la ilusión.
Debemos soñar despiertos...

4 comentarios:

  1. Hola, te nominé en el book tag: best blog. Aquí te dejo el link a mi blog para más info https://goo.gl/hvmm4a

    ResponderEliminar
  2. Me encantó conocerte un poquito más y de esta forma, justo al entrar al blog.
    El que sueña en grande y se lo propone, lo cumple... y es hermoso aceptarnos tal cual somos.
    Un beso, Paula. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso para ti Anael! Siempre suelo hacer que mis historias guarden alguna que otra enseñanza y que hagan pensar, eso para mi es muy importante, y ver que has captado el mensaje que intento transmitir es una de las cosas más gratificantes que hay :) Nos leemos!!

      Eliminar

@templatesyard